Viviendas Antiserviu

29 noviembre, 2020 — Escrito por : administrador

La idea que un gobierno local gestione, planifique y construya viviendas sociales, en estricto rigor no es un invento o innovación reciente. Aunque sin duda la idea de la Inmobiliaria Popular ha sido el proyecto más mediático.

Desde hace más de diez años, el municipio de Calera de Tango desarrolla una política habitacional aún más vanguardista, basado en una idea rectora que tal vez para muchos pudiera parecer caricaturezco u ofensivo: Viviendas Sociales Antiserviu.

Sí, Antiserviu. O para ser más justos, casas con estándares de constructividad, espacio y diseño urbano superiores a los que entrega el Estado a través del Servicio de Vivienda y Urbanismo, aunque con financiamiento del propio servicio.

En los 20 años de gestión municipal, en Calera de Tango se han construido casi mil doscientas viviendas Antiserviu. Un éxito silencioso, sin estridencias ni ambiciones personales.

Esta eficiente política no ha estado exenta de problemas, críticas, retrasos y malos ratos. Sobre todo cuando hemos perdido tiempo en explicar , responder los cuestionamientos del propio SERVIU, u otra repartición pública del gobierno regional, por los valores o costos de los proyectos habitacionales.

Recuerdo un episodio en particular, en una de las muchas reuniones del GORE metropolitano del año 2006 pedí la palabra para insistir en que se aprobara una partida presupuestaria para uno de estos proyectos habitacionales, y mi principal argumento fue: “para que mis vecinos tengan una vida sexual plena”.

Hubo risas socarronas, más de alguna burla y muchos rostros indignados, pero tras el curioso argumento estaba en mi la memoria la imagen de la película “El Chacotero Sentimental”, aquella en que la población entera escucha cómo una pareja de vecinos tienen relaciones sexuales y tras consumar el acto, el hombre sale a fumarse un cigarro y se encuentra con la ovación de los demás residentes.

La casa propia es el principal anhelo de una familia. Es el refugio y pilar en que se construye sociedad. Y que alguna autoridad haya pensado que un matrimonio de escasos recursos podría vivir tranquilamente en una vivienda de 30 o 40 metros cuadrados es simplemente porque no ha sido empático con los más pobres. ¿Algún ministro de los pasados gobiernos vivió o al menos durmió en una de esas casas?

Creo que toda política de desarrollo y apoyo social debiera basarse en dos pilares: Dignidad y Empatía. A no pensar desde la lógica del “desde” sino del “hasta”.

Cada casa Antiserviu de Calera de Tango tiene en promedio un área total de 200 metros cuadrados, las viviendas están hechas de hormigón o ladrillo con una superficie de 50 metros escalable hasta los 100 metros cuadrados. Conjuntos habitacionales con calles anchas, absolutamente transitables y con una serie de servicios proyectados.

Esta planificación urbana ha permitido que ningún proyecto de Viviendas Antiserviu se haya transformado con el tiempo en “gueto” o “pueblo sin ley”. Porque hemos procurado desarrollar instancias de convivencia y desarrollo comunitario desde que se forma el comité de vivienda, para que sean los propios vecinos quienes establezcan y procuren respetar las reglas básicas de convivencia.

A eso me refiero con dignidad y empatía. A pensar en grande y no egoístamente lo que nuestro pueblo necesita.

Erasmo Valenzuela Santibáñez
Alcalde Calera de Tango